El rock de la Segoviana

Decenas de personas acuden en la Sala Boss al concierto a beneficio del club

La Gimnástica Segoviana vuelve a vivir un momento delicado en lo institucional. El fantasma de las deudas y la escasez de ingresos se ciernen de nuevo sobre su presente y parece teñir todo de negro.
Pero hay pocas instituciones en la capital que generen tanta fidelidad en sus seguidores. El que es de la Segoviana lo demuestra a diario, en el trabajo, en el bar y en la calle. Es parte de esas personas que votan a favor de una derrama con tal de no ver en apuros a su club o que participan en las rifas de los partidos en La Albuera «para ayudar».  

Numeroso público acudió a la Sala Boss
Numeroso público acudió a la Sala Boss

Toda esa gente volvió a dar un ejemplo de amor a la Segoviana en la noche del sábado.

Decenas de personas acudieron a la Sala Boss para sumarse al concierto que el club había organizado para recaudar fondos.

El dinero que se obtenga no servirá para paliar en gran medida los problemas, pero al menos permitió poner de manifiesto de nuevo que la Segoviana conserva un enorme arraigo entre muchas personas; los primeros entre los futbolistas, que celebraron así la victoria cosechada frente al Virgen del Camino.
La Segoviana es parte inseparable de Segovia y se demuestra en que personas de todas las edades acudieran al concierto para aportar su granito de arena para arreglar la difícil situación que atraviesa el club en este momento.

Gran parte de la primera plantilla de la Segoviana acudió al concierto
Gran parte de la primera plantilla de la Segoviana acudió al concierto

Todos disfrutaron de una fiesta que no hubiera sido posible sin la colaboración de los tres grupos musicales que se prestaron a participar en el concierto. Abrió el fuego la formación Sin Vergüenza, que presentó los temas que ha compuesto. Los Peter Pan mantuvieron el calor en la Sala Boss con un tributo a El Canto del Loco. Su vocalista, el concejal de Deportes, Javier Arranz, se vistió para la ocasión con una camiseta de la Gimnástica Segoviana y expresó su agradecimiento a César de Frutos, un tenor segoviano de reconocido prestigio (trabaja en el coro del Teatro Real de Madrid) que le está ayudando con clases de canto. La guinda la puso Dinamita y Cía y sus estupendas versiones de Joaquín Sabina. Una noche perfecta para reafirmar el amor por la Segoviana.

Fuente:  www.elnortedecastilla.es