Al concejal le va la marcha

Javier Arranz y su grupo de rock, Los Peter Pan, telonean a Despistaos

Horas antes del concierto, el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Segovia colgaba en su cuenta de Twitter: «a las 11 de la noche espero me acompañe mi SanFrutin particular y los que vengáis lo paséis bien, con mucha ilusión y ganas de disfrutar!».
La clá y la expectación también prendían en las redes sociales para ver sobre el escenario el debut musical de Javier Arranz y su grupo, Los Peter Pan. Algunos comentarios ya se encargaban de caldear el viernes el ambiente: «Esta noche habrá que ir a ver a Los Despistaos y al concejal más enrollado del ayuntamiento @ArranzJavi A ver cómo se le da el cante!!!» colgaba Raquel España.  
Ánimos y ‘mucha mierda’, como se dice entre las bambalinas, para posiblemente el concejal más ‘rockero’ que tiene el Consistorio de la capital, quien se encomendaba a San Frutos, patrón de la ciudad y eremita pajarero que da nombre a su barrio de toda la vida, para que todo saliera a pedir de boca. No lo tenía fácil, aunque jugase (o mejor dicho, cantase) en casa. Los Peter Pan iban a ser uno de los atractivos musicales de la noche grande en el programa festivo patronal que vive el popular barrio segoviano.
La agrupación de peñas había echado el resto con este concierto, y el público multitudinario, por lo visto en experiencias anteriores, iba a estar sediento de buenas dosis de rock y de jarana. Por si fuera poca la presión del debut, y como buenos teloneros, Arranz y compañía se tenían que encargar de dejar por todo lo alto los ánimos para preparar y calentar el plato fuerte que vendría después en el festival SanFrurock con la actuación estelar de uno de los nombres con mayúsculas del rock patrio actual, los Despistaos, quienes además tienen en Segovia a unas de sus legiones de seguidores más fieles como han podido comprobar en sus últimos conciertos por estos lares.
Los Peter Pan del concejal salieron a comerse el escenario. Javier Arranz saltó con toda la escenografía y la parafernalia propias del que siente y tiene alma de ‘rockero’, oculto tras unas gafas de sol y enfundado en una chaqueta negra con mangas de cuero y pantalón vaquero también negro. Agarró con fuerza el micrófono y comenzó a descerrajar junto a su banda, formada por excomponentes de Sonrisa Vertical, el repertorio inspirado en el tributo a uno de sus grupos preferidos, El Canto del Loco.
La noche del viernes, Javier Arranz sacó el Peter Pan y la vena musical que lleva dentro y demostró con el desparpajo con el que también suele moverse en sus comparecencias municipales que le va la marcha.

Fuente:  www.elnortedecastilla.es